La Bancarrota no es inmoral

Muchas de las personas con las que hablo sobre bancarrota a menudo se sienten mal por la necesidad de declararse en bancarrota. Ciertamente, es estresante cuando alguien tiene tanta deuda que no puede pagarla mientras compra comida y pone un techo sobre la cabeza de su familia. Pero, creo que muchos deudores sienten que están haciendo algo mal cuando se declaran en bancarrota. Por el contrario, una vez que alguien llega al punto en que necesita declararse en bancarrota, hacerlo es, de hecho, lo correcto.

Claramente, la bancarrota es legal. Los deudores honestos que buscan un alivio y ayuda con la carga de las deudas y al mismo tiempo poder conservar la propiedad para permitirles continuar con un nuevo comienzo, legalmente tienen derecho al perdón o descarga de sus deudas. A nuestros padres fundadores no les gustaban las diversas tradiciones inglesas, una de las cuales era la prisión de deudores. Pusieron la palabra quiebra en nuestra Constitución de los Estados Unidos porque sentían que era importante. Nadie en la sociedad se beneficia si ponemos a quienes tienen más deudas de las que pueden pagar en una prisión real o incluso en una prisión virtual si no les permitimos empezar de nuevo mediante una declaración de bancarrota.

Considere que todos los prestamistas comerciales, como las tarjetas de crédito y las compañías hipotecarias, sabían a cerca de la ley de bancarrotas más de lo que usted la entendía cuando le prestaron el dinero. Todos entendieron y francamente, esperaban que algunos de sus deudores no pudieran pagar sus préstamos. Cuando un individuo o una familia llegan al punto en que no pueden mantenerse a sí mismos y a su familia mientras pagan sus deudas, es una buena y apropiada medida para ellos dar los pasos necesarios para que puedan mantener a su familia.

Cuando la bancarrota es necesaria, no está mal, y de hecho es lo correcto.

Categories