Préstamo de Navidad

En esta época del año, todos están ocupados preparándose para la época navideña. Junto con las Navidades vienen. . . ¡las compras! Con suerte, las compras navideñas para usted son moderadas y no exageradas. Después de todo, el verdadero significado de las vacaciones tiene muy, muy poco que ver con dar regalos. Pero, seamos realistas, tendrá que comprar al menos algunos regalos durante el próximo mes más o menos. La pregunta entonces se convierte en “¿Qué sucede si tengo que declararme en bancarrota poco después de las vacaciones y utilicé mis tarjetas de crédito o un adelanto en efectivo para comprar regalos de Navidad?” Si se encuentra en la necesidad de declararse en bancarrota, pero le preocupan los cargos recientes a sus tarjetas de crédito o un adelanto en efectivo o un préstamo de día de pago, la buena noticia es que hay leyes que le dan una respuesta clara de si tendrá problemas o no. 

El 11 USC Sección 523a (2) (c) (i) es una sección del Código de Bancarrota que trata este mismo tema, no necesariamente el gasto vacacional, sino el cobro de una tarjeta de crédito o el adelanto en efectivo o la obtención de un nuevo préstamo justo antes de presentar su quiebra. En primer lugar, comprenda que ahora estamos hablando de deudas “no garantizadas” o de deudas en las que no se ofrece ninguna garantía contra el préstamo. Por ejemplo, en un préstamo de automóvil, estas reglas en 523a (2) (C) (i) no se aplican. Pero, para esas deudas de tarjetas de crédito, la ley se puede resumir de la siguiente manera: 

Las deudas por compras de artículos de lujo y adelantos en efectivo, ya sea en una tarjeta de crédito o un “préstamo de firma”, pueden que no se puedan descargar o perdonar. Las compras de productos de lujo incurridas en los 90 días anteriores al registro de una bancarrota y de un total de $ 675 o más para un acreedor no son descargables. Los adelantos en efectivo por un total de más de $ 950 obtenidos dentro de los 70 días anteriores a la presentación no son deducibles. 

Por lo tanto, hay un par de trampas relacionadas con las compras con tarjeta de crédito: la naturaleza de las compras (artículos de lujo y adelantos en efectivo) y los montos en dólares ($ 675 por bienes y $ 950 por efectivo). No obstante, digamos que usted va de compras navideñas en la tienda local de descuentos. Usted gasta $ 700 en una tarjeta de crédito comprando lo que llamaríamos obsequios “prácticos” para su familia: ropa barata, útiles escolares, tal vez algunos artículos de salud y acondicionamiento físico como una cuerda de saltar, báscula electrónica, un monitor de presión arterial electrónico para el abuelo, tal vez algunos zapatos o botas. Usted ha excedido los $ 675 en cargos en una tarjeta. Pero esos artículos no se consideran “artículos de lujo”. Entonces, estarás a salvo de una objeción a esta ley. Por otro lado, si usted compra los mismos artículos en una tienda  como Nordstrom’s que es considerada de lujo, probablemente se meterá en problemas, simplemente porque el extracto de la tarjeta de crédito le mostrará que estaba comprando en un lugar de lujo. Sin embargo, si en lugar de gastar $ 700 en Nordstrom’s, digamos que solo gastó $ 650 allí. El monto total de las compras no alcanza el límite de $ 675, por lo que estará bien. 

Ahora, tenga en cuenta también que estamos analizando el período completo de 90 días antes de registrar su caso. Por lo tanto, si usted ha gastado en su tarjeta $ 650 en su viaje a Nordstrom y si por ejemplo, usted sale a cenar una semana más tarde y carga en la misma tarjeta de crédito $ 30 en un restaurante, se está excediendo en el límite de compras de artículos de lujo porque es muy probable que el tribunal de bancarrotas vea su cena como un artículo de lujo. 

No obstante, si las deudas que usted ha obtenido son por cantidades grandes y son más antiguas de 90 días después del registro de la bancarrota, aunque usted no haya infringido las normas de  523a(2)(C)(i), estas deudas pueden ser objecionables. Sin embargo, es mucho más difícil para un acreedor prevalecer bajo esas circunstancias. En cualquier caso, el acreedor puede aceptar un acuerdo o puede optar por llevar este asunto ante el Tribunal en un juicio. La mejor regla general es limitar o eliminar por completo, el gasto en tarjetas de crédito y los préstamos en efectivo en los meses previos a la declaración de quiebra.

 

Categories