¡Ayuda! Me estoy enfrentando un embargo hipotecario!

A veces, los propietarios se atrasan en los pagos de la hipoteca debido a varias razones. Tal vez el propietario perdió su trabajo y no pudo conseguir otro trabajo o tuvo que tomar otro trabajo que pagaba menos de lo que ganaba antes. Tal vez el propietario perdió a un cónyuge que era el sostén de la familia. Quizás el propietario experimentó  gastos médicos que hicieron imposible mantenerse al día con la hipoteca.

Si un propietario se queda muy retrasado en el pago de la hipoteca, (generalmente al menos tres meses), el prestamista hipotecario comenzará los procedimientos de ejecución hipotecaria.

Las opciones para salvar la casa son algo limitadas: (1) pagar completamente los atrasos, (2) buscar una modificación de préstamo, o (3) presentar la bancarrota de Capítulo 13.

El ponerse al día en los pagos atrasados probablemente será muy difícil, ya que requerirá un pago global para cubrir los atrasos (es decir, el monto total de los pagos atrasados) más cualquier cargo atrasado, honorarios de abogados y otros cargos que el prestamista tiene derecho a incluir de conformidad con el acuerdo hipotecario. Algunos propietarios pueden pagar los atrasos de esta manera si tienen fondos de jubilación de los que pueden pedir prestado o tienen familiares / amigos que están dispuestos a ayudarlos.

Un propietario también podría buscar obtener una modificación de préstamo. Una modificación de préstamo es básicamente donde el acuerdo de la compañía hipotecaria para poner los atrasos (y otras tarifas) en la parte posterior del préstamo, esencialmente haciendo un préstamo más grande, y también podría incluir hacer que el pago mensual sea más bajo y / o hacer que el plazo del préstamo sea más largo. El prestamista generalmente requerirá una gran cantidad de documentación (recibos de pago, cartas de dificultades, declaraciones de impuestos, presupuesto estimado, etc.) antes de revisar la modificación del préstamo. Si se concede una modificación de préstamo, el propietario se considera actual y se cancela cualquier venta de ejecución hipotecaria programada.

El propietario también puede considerar usar una bancarrota del Capítulo 13 para solventar los atrasos de la hipoteca durante la vigencia del plan de pago del Capítulo 13. Una bancarrota del Capítulo 13 puede ser una herramienta muy poderosa si el propietario no tiene los medios para pagar todos los pagos retrasados y / o se le niega una modificación de préstamo. Una bancarrota del Capítulo 13 es una forma de obligar a la compañía hipotecaria a trabajar con el propietario para que éste pueda intentar salvar su casa de la ejecución o embargo hipotecario.

Si se enfrenta a una ejecución hipotecaria, no espere demasiado antes de averiguar si la bancarrota del Capítulo 13 puede funcionar para usted. Póngase en contacto con uno de nuestros abogados experimentados para averiguar cuáles son sus opciones.  W M LAW está aquí para ayudarle.

 

Categories