El análisis de costo-beneficio en la declaración de bancarrota

May 26, 2020
El análisis de costo-beneficio en la declaración de bancarrota

Pregunta rápida: ¿Alguna vez le han dicho que usted tiene que tener  una cantidad mínima de deuda para declararse en bancarrota? Según el Código de Bancarrota, dicha cantidad no existe, pero mucha gente cree que sí. Esto  es probablemente debido a que a la mayoría de las personas con pequeñas cantidades de deuda se les aconseja no registrar una bancarrota. De hecho, esto suele ser un buen consejo.

Como abogados que generalmente ayudamos a  nuestros clientes con sus declaraciones de bancarrota, necesitamos saber la cantidad de deuda que buscamos eliminar (o reestructurar) ya que estamos haciendo un análisis de costo-beneficio. Esto significa que estamos comparando los costos de una bancarrota (aproximadamente $ 2,000- $ 3,000 para la mayoría de los casos del Capítulo 7, $ 4,000 + para los casos del Capítulo 13) para determinar si una bancarrota tiene sentido para nuestros clientes.

A veces tiene sentido financiero declararse en bancarrota. Una pareja casada que descarga (elimina) $ 100,000 en deudas no garantizadas es un alivio enorme de dicha deuda si se compara a lo que van a pagar en honorarios de abogados. Una persona con una deuda de $ 5,000 probablemente debería evitar la bancarrota si es posible, especialmente porque el deudor no sería elegible para otra descarga de deudas en bancarrota durante los años posteriores a la presentación.

Sin embargo, incluso si la bancarrota es la solución sensata, hay acciones que deberían o no tomarse dentro de una bancarrota dependiendo de los costos que dicha acción vaya a originar y el valor de los beneficios que se vayan a conseguir tomando dicha acción.

Utilizamos estos análisis cuando consideramos:

(1) Si se debe o no  presentar un adversario (una demanda dentro de la bancarrota) para tratar de descargar las deudas de préstamos estudiantiles

(2) Si se debe o no objetar una prueba de reclamo de bancarrota. Por la cantidad de trabajo que haríamos, debemos asegurarnos de que la objeción valga la pena. No nos opondríamos, por ejemplo, a una prueba de reclamación de $ 75 por una deuda si les costaría a nuestros clientes $ 250 + presentar y litigar una objeción.

(3) Si se debe o no llevar a cabo una audiencia para que el Tribunal de Quiebras dictamine sobre el valor de los bienes garantizados, como un automóvil, una casa o artículos del hogar.

(4) Si se debe o no desafiar una acción para negarle al deudor una descarga de deudas o la capacidad de descarga de una deuda específica

Me enorgullece decir que defendemos con uña y carne a nuestros clientes y luchamos al máximo para solucionar acciones en los Tribunales.  Algunas veces prevalecemos, y otras no. Pero antes de establecer estas posiciones, consideramos los costos de luchar por el alivio que estamos buscando y los costos de hacerlo. Estamos constantemente sorprendidos cuando una pareja que se divorcia gasta más de $ 100,000 + (¡cada uno!) en  la pelea de divorcio. A menudo, los activos de la pareja totalizan menos que los honorarios del abogado. Ninguna cantidad de animosidad garantiza este tipo de gasto. Este tipo de resultado a menudo conduce a juicios, gravámenes y una mala opinión sobre los abogados en general.

 

Del mismo modo que no permitiríamos que un mecánico gaste dinero ilimitado en reparar un automóvil sin una discusión o que un contratista de la vivienda acepte grandes reparaciones en una casa, no deberíamos hacer discusiones financieras a largo plazo sin considerar los beneficios y las consecuencias. Es por eso que merece y debe insistir en un cronograma de trabajo y un presupuesto (actualizado cuando sea apropiado) para que los costos tomen una decisión informada sobre el trabajo legal y las mejores estrategias para manejar los problemas financieros de manera rentable.

Si usted necesita el asesoramiento de un abogado de bancarrota, W M Law está aquí para ayudarle.  Contáctenos para obtener una cita gratuita al 913-422-0909.